ABÁNDAMES, yo fuí capital



El actual territorio que ocupan los concejos de Peñamellera Alta y Baja paso a lo largo del tiempo por diferentes vicisitudes, como su integración en la denominada Asturias de Santillana, unión territorial bajo el reinado de Fernando III (siglo XIII); aunque nunca abandonando su relación con la diócesis de Oviedo.
Al siglo siguiente este territorio (todavía una sola unidad), logra cierta (en lo civil) independencia, con la concesión del llamado "Fuero de Peñamellera".
En posteriores centurias se produce un proceso de "señorialización" del valle; familias como Escandón, Trespalacio, Mier... ostentan y se turnan en cargos concejiles. Este monopolio será objeto de litigios con los vecinos posteriormente.
Hacia el XV-XVI ya se atisba una división entre los llamados entonces Cuetu Baju y Altu de Peñamellera. Este Real Valle de Peñamellera, también formó parte de la llamada Comunidad de los Cinco Valles de las Montañas de Burgos.
Un Real Decreto de 1833 adscribe de forma definitiva a Peñamellera en el Principado. Desde que (junto con Ribadedeva) este (os) concejo fue desgajado de territorio Astur, hasta esta definitiva integración, trascurren exactamente seis siglos.
Una de las primeras consecuencias de esta acción lleva a enfrentamientos por la capitalidad (Alles vs Abándames) y a la definitiva ruptura; se forman las actuales Peñamellera Alta y Baja, la primera con regencia en Alles y la segunda en Abándames. Sin embargo, por su mejor situación y desarrollo, Panes pasa a ser desde finales del XIX, la capital definitiva de Peñamellera Baja.


Después de todos estos vaivenes, la que durante siglos fue cabeza visible del primitivo concejo, Abándames, quedó relegada a una parroquia mas integrante del Valle Baju.
Situada sobre una pequeña loma, entre los riegues de Arbás y Monejo, Abándames vigila esta zona cercana a la unión del Cares y el Deva. Todavía cuando Madoz edita su diccionario es capital del concejo, allí podemos leer algo sobre la importancia que las vías fluviales tenían  en aquellos tiempos (y en variados aspectos) en muchos lugares de Asturias: ...corren por el térm. los mencionados r. Cares y Deva ; el primero trae su origen de los Valdiones, prov. de León, y viene á unirse al Deva que recogiendo varios arroyuelos desde el terr. de Liébana, pasa por esta felig. y se dirije á desaguar en el mar Cantábrico por la barra de Junquera ó Tina Mayor; este caudaloso r. es navegable, desde 1 leg. de su confluencia hasta igual dist., en cada uno de sus indicados ramales, y abundante de pesca, de truchas y buenas anguilas; pero con especialidad salmón, habiéndose dado caso (en 1842) que de un solo tiro se sacaron del Pozo de Monejo 110 salmones...
Sus edificios, ocupan en rectilínea formación la calle principal; curiosamente el principio es el fin (el cementerio, si accedemos por su primitivo vial). Luego, el caserío muestra de su antiguo esplendor y se nos presenta entre escudos, cortafuegos, dinteles, columnas... donde la cantería de influencia cántabra se hace notoria.
La casona de los Cosio, alteradísima y ejemplo de (como) desvirtuar un antiguo edificio, es la primera que nos encontramos en nuestro recorrido; conserva el escudo, eso si; luego, El Palenque (también, pero menos, alterada), con acceso por arcos de medio punto sobre los que campea un balcón volado y escudo (Mier).
Después la iglesia, variadas reconstrucciones: 1766, 1860, 1946... sobre las cuales constan diversas placas en su lateral pórtico. En el interior, una sola nave con arco de triunfo que la separa de la cabecera, con bóveda de crucería; cuatro impostas labradas (rostros de tosca talla) marcan el arranque de las nervaduras.
Unos metros más allá La Cajiga, siglo XVII, de ordenada y sencilla fachada donde se abre la entrada, arco de medio punto y en el piso superior, tres simétricas ventanas y escudo (siempre Mier); ahora mismo edificio destinado a usos hosteleros.
Luego, un tanto separada del núcleo, El Socuetu, antigua casona del XVI; corredor entre cortafuegos con tres columnas de piedra sustetándolo. En el porche, puertas de grandes dinteles; parece ser que lucía escudos, ya desaparecidos.
Naturalmente, esto es solo la referencia a la parte noble y conocida de Abándames, entre estos edificios se reparten otros, que también llaman nuestra atención... les fuentes lavaderu, algún texu, dinteles con variadas tallas e inscripciones y sobre todo, el conjunto de un lugar que todavía conserva (mucha) de la importancia que en su día tuvo como capital de (toda) Peñamellera.


De arriba abajo; plano de 1553, donde se detalla la Asturias de Santillana; Alles y vista de Siejo y Panes desde Alevia; Abándames vista desde el camín de Suarías; escudo de la casa de Cosío; iglesia parroquial y el Socuetu (del Bellezas de Asturias, A. del Llano) y las casas de El Palenque y la Cajiga.

Un lugar en el mundo, BASELGAS


Quizá sea rimbombante el título de esta entrada, lugares en el mundo hay muchos, y esta pequeña aldea del Concejo de Grao puede parecer como un granu (o menos) de arena entre la geografía del Principado, pero para nos, no es menos importante que cualquiera, y así queremos que conste y ocupe (por méritos propios), su lugar en el mundo.
----------------------------------------------------------
BASELGAS: I. en la prov de Oviedo, ayunt de Grado y felig de San Pedro de Coalla; sit en la ladera SE de la montaña denominada Llamera con el r. Menende á su izq; el terreno es calizo y medianamente fértil, prod. maíz, escanda, habas, patatas y otros frutos; pobl 18 vec, 79 almas. Madoz.


Acerca de la toponímia de Baselgas: Si el culto pagano tuvo sitios reservados a tal fin, el culto cristiano nos dejó toda una serie de denominaciones que aluden a determinados edificios levantados con una finalidad religiosa. He aquí algunos ejemplos: Baselgas (Gr) remite a BASILICAS, palabra de origen griego transmitida a través del latín eclesiástico; la actual palabra basílica es de idéntico origen aunque llegada con posterioridad por vía culta.
Esto es lo que nos cuenta Xoxé Lluis García Arias; por su parte Xulio Concepción Suarez es mas explícito y nos explica... solo voz toponímica que, en aquel paraje boscoso y empozado en alto, nada parece tener con "basílica" alguna... en todo caso podría hacer referencia a la pequeña ermita.
Dicen los lugareños que "ye el pueblu de las ablanas"
Etimologicamente, por la situación del del paraje, habría que pensar en la citada voz de origen ibérico, "basa", que dió el catalán, "bassa": "hueco del terreno con agua". Es el caso exacto del paraje: hondonada profunda del Fuexu y el Fontán (colaterales del poblado). También existió el adjetivo latino "basílicas": en su origen, tierras "pertenecientes al rey", "templo cristiano". Mas tarde, iglesia, basílica. A todo mas podría referirse  a la pequeña ermita, como lugar cristianizado de antiguo.




Baselgas pertenece a la gradense parroquia de San Pedro de Coalla. Comprende los lugares de Asniela, Carroceda, Coallajú, Loredo, Las Murias, Panicera, Pumarín, Villar; naturalmente Coalla y Baselgas.
Esta comarca de Grao tuvo su protagonismo en la historia de Asturias, ya que, de Coalla era la figura de Gonzalo Peláez, un noble-rebelde que saqueó la Puebla de Grao y se hizo fuerte con tres castillos en la zona; El Torrixón, Cabrera y el de Baselgas (todo esto en el siglo XIV). Coalla fue coto señorial de la casa de Miranda (el marqués de Valdecarzana era su titular). Asimismo en 1821 formó Ayuntamiento constitucional; en el centro del pueblo quedan los restos de una torre que fue cárcel y casa consistorial.
Llegamos a Baselgas desde la parroquia de Bayu, pasando delante del palacio de los Díaz-Miranda y circulando por la localidad de Vallongo; nos adentramos después en una zona boscosa y descendemos hacia el Ríu Las Varas, cruzando el puente y remontando ya hacia nuestro destino.
Baselgas se encuentra sobre un espolón calizo, a mas de 400 mts de altura, dominando un precioso entorno. Su caserío se alinea longitudinalmente ofreciéndose al caminante sin resquicios. A un lado, la capilla de la Virgen del Cébranu, nos contempla y ofrece su protección sobre la aldea; esta advocación es gemela de la tevergana de Carrea, "especialista" (perdón), en cefaléas y males de cabeza.


Recorremos tranquilamente la localidad; perros, gatos y gallines, campan por les caleyes de Baselgas en amigable compaña. Todo este lugar es una sucesión de (agradables) rincones donde podemos percibir, todavía, una sensación plena de tipismo rural. No hay grandes casonas y sus edificios están, en parte restaurados o acondicionados para segunda vivienda, ya que, a pesar de su pulcro aspecto, Baselgas sufre el despoblamiento ya endémico del agro Astur.
Su punto fuerte, aunque entre el caserío todavía subsiste alguna pieza etnográfica (como la forna), lo constituye su importante número (para el volumen total) de hórreos y paneres. Ejemplares que además ofrecen un excelente aspecto de conservación (con los supuestos arreglos y añadidos); destacan, sobre todo, sus corredores, con tallas y balustres ofreciendo diferentes motivos; alguno conserva restos de pinturas y la mayor parte de ellos se eleva sobre una construcción auxiliar.



De arriba abajo; el Ríu Las Varas, Baselgas desde la capilla, interior de esta, dos ejemplos de la arquitectura en Baselgas, varios detalles de sus hórreos y paneras, panorama de Baselgas camín de S. Adriano del Monte.

Echamos la última gueyá a esti perguapu llugar del Conceyu Grao, encaminándonos hacia la abandonada parroquia de Santo Adriano, que ya visitamos años ha, cuando todavía estaba lejos de ser un destino cuasi turístico. Una parroquia que sus vecinos abandonaron, seguramente h.artos de esperar una carretera que los conectara con el resto del concejo; en el ASTURIAS  de Bellmunt y Canella, se cita un plan municipal para el Concejo de Grado (1880), entre varios proyectos de viales habla de ...otra de Tameza a Báscones, que pasara por Coalla y Bayo, teniendo en Coalla un ramal a Santo Adriano. Seguimos a pata. Salud!.