Un Conceyu, Teberga - Un pueblu, La Foceicha y el Territorio del Privilegio.


ANTIGUEDADES Y COSAS MEMORABLES DEL PRINCIPADO DE ASTURIAS


P. LUIS ALFONSO DE CARVALLO  1613


Título Treinta de Don Alfonso el Qvinto, suma de todo su Reynado


Pelayo Froylez, tronco de los Florez.


...Este Pelayo Froylez, Señor del Paramo, de la Focella, y de otros Lugares en Asturias, fue muy rico, y valeroso y segun se colige del privilegio que llaman del Paramo, parece que tuvo cargos, y oficios honrosos de este Rey, y que su Cavalleriço mayor, llamado Affemenide, con un falso testimonio, hizo que el Rey mandase prender a Pelayo Froylez; y no pudiendo justificarlo, lo mando soltar, dando al Rey algunos vasallos suyos, como en rehenes, entre los cuales le diò un vasallo honrado, que se llamaba el privilegio Manulfo Bellido Oiyolis, el cual hizo conocer de persona a persona à Affemenide, que havia sido falso testimonio lo que contra su señor avia dicho al Rey; con lo qual bolviò Pelayo Froylez à la gracia antigua, y se le restituyeron sus honras, y fue asimismo despues de este Rey, muy privado del Rey D. Bermudo su hijo, y alcançò del la gracia del privilegio de hidalguia, y libertad de toda servidumbre para su leal vasallo, y todos sus descendientes, que hasta nuestros dias se guarda...

Este es un extracto (según Carvallo) de tan curioso privilegio sobre el que JAVIER FERNANDEZ CONDE en el Boletin del B.I.D.E.A. Nº 135 Jul-Sep. 1990, comenta: La impresión que produce el famoso "Privilegio de Páramo" cuando lo leímos la primera vez es de extrañeza. Una vez fijado el texto y analizado el texto minuciosamente, desde el punto de vista diplomático e histórico, todo parece indicar que su autenticidad formal y de contenido está fuera de toda duda. Otra cosa bien distinta es el uso y las diversas lecturas que se hayan hecho del mismo en el transcurso del tiempo, al utilizarlo para las distintas pruebas judiciales de quienes hayan querido beneficiarse de sus prerrogativas y privilegios.

En 1033 Bermudo III concedió al vecino de Páramo Bellido Oiyolis, por servicios prestados, este privilegio que (por raras circunstancias) se convirtió en privilegio de hidalguía con contenido territorial concediendo libre exención de tributos y nobleza para los nacidos en los pueblos de Páramo, La Focella y Villa de Sub llegando a gozar de esta hidalguia; arrieros, pastores y vaqueiros. En 1163 se incorpora el realengo de Páramo al Monasterio de Santa María de Lepedo, Miranda.
Esta situación fue refrendada durante siglos, las últimas ordenanzas del terrritorio del Páramo de la Focella datan de 1783, y en 1827 se incorpora definitivamente al concejo de Teberga (no sin algún conato de continuar esta secesión). Todavía esta zona de Asturias unida con Castilla por el puerto de Ventana conserva rasgos distintivos sobre el resto del concejo.
Nosotros nos fijamos en el lugar y parroquia de La Foceicha (Santa María del Pando, como ya figura en el Libro Becerro), atractivo pueblo situado sobre Páramo (que fue capital de este territorio) a unos mil metros de altura que conserva un interesante caserío con presencia de hórreos y paneras en buen estado, fuente-lavadero y centenario texu. En 1095 se cita en una donación a la iglesia de Oviedo... in valle Tebrega secus flumen Trubia... secus foris Illa Fauce. Igualmente La Foceicha es un excelente mirador sobre los pueblos de Parmu y Vil.la de Sú aparte de punto de partida de varias rutas de montaña.


▲Santa María del Pando. ► Casa con fornu.



▲Rincón de La Foceicha. ► Hórreo con decoracion estilo Villaviciosa.

No hay comentarios: