PEÑAMELLERA BAJA, Buelles y Cerébanes; el palacio de Sanchez Caso.


En 1230 bajo el reinado de Fernando III se produjeron en Asturias cambios territoriales que supusieron la separación de Ribadedeva y las Peñamelleras y su integración en la provincia de Trasmiera ( Asturias de Santillana). En 1340 se concede, reinando Fernando XI, el Fuero de Peñamellera, después a finales del XV Peñamellera se subdivide en los valles Alto y Bajo que son el germen de como han llegado a nuestros dias. Hasta 1816 permanecieron las Peñamelleras adscritas a la comunidad de Cantabria como pertenencia a los Cinco Valles; Lamasón, Herrrerías, Peñarrubia y Val de San Vicente. En la década de los treinta del siglo XIX, con oposición de unos y júbilo de otros, las Peñamelleras retornan al Principado devolviendo este a Tresviso que se hallaba integrado en ella desde los años 20. La capital única se estableció en Abándames empezando entonces litigios con Alles por este motivo y desembocando en 1869 con la escisión en los actuales territorios con capital Alles, Peñamellera Alta y Panes Peñamellera Baja.

Buelles, al fondo Narganes

Peñamellera Baja cierran el Principado por el sur-oriente y si entramos dirección Cantabria-Panes la primera población que encontraremos es Buelles, puerta en este caso del concejo Astur de Peñamellera Baja que nos va servir de referencia para otros que podemos encontrar en esta comarca, Cerébanes, Abándames, Cimiano, Alevia, Siejo, Bores, Cuñaba, Robriguero...
Pues aquí en Buelles nos fijamos primero en la iglesia de San Andrés, la parroquial de Buelles y El Mazo (antiguamente incluía a Narganes), de piedra y mampostería vista, presenta una excelente portada próxima al barroco y un interior de gran interés con bóveda estrellada y arcos de medio punto entre capillas. La Casona (1912), edificio modernista al pie de la carretera con tres plantas destacando el cuerpo central entre columnas jónicas. Saliendo del pueblo en dirección Panes en el barrio El Cotero encontramos la Casa de Guerra, magnífico edificio del siglo XVII, corredor con precisa y preciosa talla y puertas con dinteles que portan blasones, armas de Guerra, Escandón y Mier (en el escudo que se encuentra entre ellas). Bajo el corredor dos arcos de medio punto con pilar central; cerca la capilla, con bóveda estrellada y al exterior verja tallada, escudos de Mier y la fecha de 1771. También existe una casa, arruinada, con armas de Mier.
Bueno, pues como decíamos, una interesante visita que nos sirve de aperitivo para continuar por otros lugares de este Concejo de Peñamellera Baja.

Detalle del corredor de la
Casona de Guerra y porta-
da de la iglesia de San An-
drés de Buelles.








✦✦✦✦✦✦✦✦✦✦✦✦✦✦✦✦✦✦✦✦✦✦✦✦

Cerébanes desde Robriguero

El lugar de Cerébanes pasaría como una aldea mas de Asturias y de este concejo de Peñamellera en particular sino fuera que entre su caserío se encuentra un edificio de singulares características que lleva en estado de ruina muchos años, se trata de el Palacio de D. Francisco Sánchez de Caso, un edificio de mediados del siglo XVIII (1733-1734, según la inscripción grabada sobre una de las puertas). El edificio, que fue incendiado durante las guerras carlistas y resiste el paso de los siglos gracias a su excelente construcción, es de planta rectangular, con dos pisos de altura en la fachada principal, que mira al valle, y sólo uno en la trasera, ya que se adapta al desnivel del terreno. Tiene dos cuerpos unidos, el principal al este, definido por cortafuegos, que acumula los elementos nobles, y otro más modesto al oeste; el primero es de piedra vista, y el segundo está, en parte, enfoscado y encalado. Aparte de su magnífico enclave, dominando un amplio panorama, destacan en el palacio las numerosas inscripciones que conserva, labradas en los dinteles de puertas y ventanas, tanto en el exterior como interiormente. Además de estas, aparecen varias fechas, señalando las etapas constructivas y el nombre del propietario. Se alternan en su construcción mampostería y sillarejo, con sillar en torno a los vanos, cornisa y esquinales. En lo alto del muro se descubre una hornacina avenerada con la imagen de la Virgen de Guadalupe, a quien don Francisco, que había hecho fortuna en México, dedicó una capilla en Cerébanes. Muy cerca la citada capilla de Nuestra Señora de Guadalupe, un templo fechado a mediados del siglo XVIII (1731-1732) de planta rectangular, con nave única y cabecera cuadrada ligeramente más estrecha. Cubre a tres vertientes apoyadas en cornisa pétrea escalonada y moldurada. La puerta de acceso presenta enmarque de plásticas y quebradas orejas barrocas situándose sobre el dintel una inscripción muy deteriorada. La portada está enmarcada por pilastras cajeadas que sostienen entablamento y frontón decorado con bolas sobre troncos de pirámides. El tímpano alberga una hornacina con el relieve de la Virgen de Guadalupe. El interior de la nave se cubre con bóveda de nervios; se conservan restos de pintura, contemporáneos a su construcción. Aunque sea de propiedad particular, el palacio se puede visitar pues está totalmente abierto y la capilla nos la enseña una vecina del pueblo.


Una de las inscripciones del palacio y la capilla de la Virgen de Guadalupe

No hay comentarios: