PILOÑA, San Lázaro de Vallobal y su Malatería.


Las malaterías duraron en Asturias unos quinientos años, del siglo XIII al XVIII, siglo en que fueron incautadas a beneficio del Real Hospicio de Oviedo, donde se conserva la mayor parte de la documentación de las malaterías de Asturias. El auge debió corresponder con el siglo XVII, en que había treinta leproserías. Los enfermos, si podían, debían pagar con dinero u otros bienes si deseaban ingresar en la malatería. Cita Tolivar Faes, en Cabruñana «dos ducados o la renta perpétua de escanda». En Cañamal, «medio día de bueyes de heredad, libre de cargas», haciendo más referencias para las malaterías de Ferradal, Vallobal, Colmillera, Salas...
-------------------------------------------------------------
Vallobal desde el cementerio de Borines

Vallobal
es una pequeña aldea y parroquia del concejo de Piloña que ocupa poco mas de un km cuadrado estando muy pròxima a la de Borines y Miyares con la que en realidad comparte unidad eclesiástica (su independencia terminó a finales del XIX con una reestructuración del arciprestazgo). A efectos civiles sin embargo y por decisión del Ayuntamiento de Piloña en 1986 se convierte de nuevo en parroquia. Este pequeño lugar debe su importancia a la Malatería u Hospital de leprosos de San Lázaro que durante cinco siglos acogió a los enfermos de esta peste a los que la sociedad de otras épocas rechazaba y recluía en estos edificios.

La iglesia parroquial de San Lázaro de Vallobal es, entre las que pertenecieron a leproserías una de las pocas que conservan la advocación a dicho santo, pues en la mayoria de los casos dicha advocación ha sido transferida a la Magdalena. En 1850 Madoz se refiere a ella como Santa María de Balloval. Hay copiosa documentación de esta malatería, desde "mandas testamentarias" (en el XVI, Pedro de Antayo testa a su favor dos fanegas de escanda y trigo, una vaca y una cántara de vino. En 1599 Juan de Cutre dona entre Lloraza y Vallobal diez hanegas de pan y dos tocinos) hasta unas "constituciones" que para su mejor gobierno dictó Felipe V en 1740. En los ciento catorce años que va desde 1661 hasta 1775 ingresaron en el referido hospital unos sesenta enfermos. El número de enfermos era escaso, en La Paranza solía haber de seis a doce, en Cabruñana un promedio de tres; en Vallobal, cinco, en Villafria, siete. El ingreso se hacia mediante certificado médico y también en virtud de despacho del ordinario eclesiástico. Era excepcional que en esta malatería tuviesen los enfermos que salir a mendigar; esto solo ocurría cuando los malatos eran tantos que las rentas no alcanzaban para su manutención, en cuyo caso, como tampoco era suficiente "la casa que thienen destinada para su habitación, se recogen en las casas de los vecinos, quienes les socorren con lo que tienen, castañas, nueces y otras cosas, leña y abellanas, solo para que no perezcan"; con lo que la caridad quedaba muy por encima de la higiene. La malatería estuvo regida y administrada por la familia de La Villa Estrada hasta el año 1739 cuando la Real Audiencia designa para tal cargo al párroco de Ques. En el CATASTRO DEL MARQUÉS DE LA ENSENADA-1756 leemos: malatería para recoger cuatro pobres malatos naturales del pais, su administrador es D. Sebastián Posada y Castello, cura de la parroquia de Santa Eulalia de Ques, que debe de dar anualmente 5 fanegas de pan de escanda en grano a cada malato, 5 al cura de San Lázaro, 5 al recaudador de rentas y 8 para si mismo; si hay sobrante se aplica al culto y decencia de la citada iglesia de San Lázaro de Vallobal. En 1843 se sacan a subasta sus bienes. El último enfermo de esta malatería no fue dado de alta hasta 1776 y como en 1267 ya había aquí leprosos "Leprosis de Vallobal I modium de segundo", San Lázaro de Vallobal acredita mas de quinientos años de actividad.

MADOZ-1850

BALLOVAL (sta. MARIA DE:): felig. en la prov. y dióc. de Oviedo (7 leg.,
part. jud. de Inflesto (1 1/4), y ayunt. de Piloña (1 1/1) : Sit. en una hondonada
cubierta por el NO. y S. de sierras y collados; su clima frio y bastante sano : se
compone de la ald. de Balloval y cas. de Nace-el-agua y Raposo : hay una fuente
inmediata á la pobl. con buena y abundante agua. La igl. parr. (Nlra. Señora),
está servida por un curato de ingreso de patronato real y ecl. : su escaso TERM.
confina por N. cnn el monte de Suebe , por E. con las felig. de Miyares y San
Roman ; y por S. y O. con ,San Martin de Borines, interpuesto un riach. que corre
de E. a O., y sobre el cual se encuentran 2 puentes insignificantes: el Terreno es
de mediana calidad , y carece de monte, pues no pertenecen á su térm. los que
hemos indicado que le rodean. Cruza por Balloval el Camino que de Onis sigue
á Oviedo , con el cual enlazan los que se dirigen a las felig. circunvecinas, y todos
ellos en mal estado; el Correo se recibe por los interesados en la cap. del part.;
Prod.: maíz , patatas, avellanas, castañas, manzanas, lino, alubias y poco trigo:
cria ganado vacuno, lanar y de cerda, y se pescan algunas truchas; Ind.; la agrícola
y elaboración de sidra ; carece de molinos harineros, y se sirve de los de Borines ;
PoBl. : 38 vec., 192 alm. ; Contr. con su ayuntamiento (V.).














En nuestra reciente visita a Vallobal encontramos una aldea descuidada, en comparación con sus vecinos de Borines y Miyares, algunas casas arregladas (pero vacias) y las demás en estado de abandono. Hórreos y paneras poco cuidados (y en algunos casos maltratados), sobre todo uno con elementos decorativos de talla y policromía, el lavaderu amenazando ruina...algo decepcionante para un lugar que ocupa un sitio en la historia de nuestro pasado.

No hay comentarios: