Estela de Buyaso



Se encuentra empotrado en el muro S del pórtico occidental del templo parroquial, por lo que sólo es posible examinar el anverso. Por lo mismo, las dimensiones reales no pueden ser conocidas, apuntándose las de la superficie visible.
No obstante, el cuidado con el que ha sido empotrada permite suponer que las dimensiones reales han sido respetadas. Se trata de una estela discoidal funeraria, labrada en esquisto, de contorno semicircular sobre vástago triangular invertido. La inscripción se dispone a lo largo de una corona circular que rodea un círculo central, delimitado por dos circunferencias concéntricas incisas. En el interior de este círculo se ha labrado una cruz latina incisa, con los brazos rematados por trazos incisos perpendiculares, sobrepuesta a un pequeño taladro situado en el centro geométrico de la circunferencia. La altura máxima apreciada es de 49’5 cm. La anchura es de 34 cm. El diámetro exterior del círculo es de 22, el interior de 18’5 cm. La inscripción se desarrolla hacia la derecha, a partir de una cruz incisa situada en el ápice de la corona circular. Ocupa 3/4 del desarrollo de la misma. El cuarto superior izquierdo presenta incisiones indescifrables, de menor entidad que las de la leyenda, por lo que es dudoso que pertenezcan a ésta. La lectura permite postular que el texto legible está prácticamente completo.
 .
Transcripción: + MAR ET ELLA SILET• IN DN II NA DE YO IA C I

Lectura: MAR ET ELLA SILET• IN DN II NA(S) DE YO M A C I
.
Traducción: Martín y Ella callan en el Señor. II de las nonas de diciembre, en Yo (Xío), (era) MCI (4 de diciembre del año 1063)

Se trata, por tanto, de la inscripción funeraria o epitafio de un par de individuos llamados ¿Martinus? y Ella, fallecidos el 4 de diciembre del año 1063 en la localidad de Xío, que se encuentra a aproximadamente 1 km en línea de aire al NO de Bullaso, en la margen izquierda del Navia. También es razonable suponer que se encuentran enterrados en la citada localidad, aun cuando no hubiera acaecido allí el fallecimiento.
Nada presenta de especial el nombre del primero, corriente en las fechas. El del segundo, Ella, excepcional en Asturias, encuentra paralelos en dos documentos de venta barceloneses de 916 y 921, referidos a la adquisición de propiedades en el término de Moyá,condados de Manresa y Vic, por el conde Suñer, donde figura este antropónimo entre los confirmantes de ambas piezas (UDINA MARTORELL, 1951: 178, 204). Se trata de un nombre godo: dos personajes que lo portaban suscriben las actas del III (589) y IX (655) concilios toledanos, siendo calificado el primero como vir illustris y el segundo como comes et dux (MARTÍNEZ DÍEZ Y RODRÍGUEZ, 1992: 98, 514).
La fórmula funeraria representa una novedad en Asturias: SILENT IN DOMINO, frente a las más frecuentes que se refieren estrictamente a atestiguar la defunción: OBIIT, OBUIT, OBIT, o a señalar el lugar de la tumba: HIC REQUIESCIT, REQUIEVIT, REQUIEST, HIIACET... 
Tipométricamente, la pieza de Bullaso podría insertarse en el grupo A.2 –estelas discoideas pequeñas– definido por estos dos autores, al oscilar sus diámetros y alturas en torno a valores cercanos a los de la pieza asturiana (diámetro inferior a 55 cm). Los paralelos más claros, entre esta serie, están en las estelas cántabras de Pie de Concha, Izara, Retortillo, Cobejo, San Francisco de Santander, Saro, Las Quintanillas y Selaya, así como en la alavesa de Munico Monio y las vizcaínas de Finaga y Mendraka, emparentadas formalmente con las cántabras citadas. En el corpus vizcaíno se dispone de otra estela con inscripción.
Aún más llamativa es la localización del hallazgo, en pleno valle del Navia, al Occidente de la región. Ello implica la necesidad deexplicar el vacío de más de 200 km lineales existente entre las piezas cántabras y este primer ejemplar asturiano

Nuevas piezas de arqueología cristiana altomedieval en Asturias
César García de Castro Valdés. Arqueólogo.
 -------------------------------------------------------------------
En Santa María de Buyaso se encuentra también otra pieza datable en los siglos X-XI; se trata de una pila bautismal de tipo bañera, con decoración. Esta pieza fue utilizada, de seguro, para continuar con la antigua tradición del bautismo por inmersión.

No hay comentarios: